Publicidad en la calle

Publicidad en la calle en línea

El marketing de calle es una forma de marketing de guerrilla que utiliza métodos no tradicionales o no convencionales para promocionar un producto o servicio[1]. Muchas empresas utilizan folletos, cupones, carteles y exposiciones artísticas como alternativa rentable a los métodos de marketing tradicionales, como la televisión, la prensa y las redes sociales[2]. Basándose en las características cambiantes de los consumidores actuales -como un mayor conocimiento del producto y las expectativas de transparencia-, el objetivo del marketing de calle es utilizar la comunicación directa para mejorar el reconocimiento de la marca[3].
Este estilo de marketing se hizo popular en 1986, cuando Jay Conrad Levinson publicó su libro Guerrilla Marketing, que allanó el futuro de las campañas de marca poco convencionales y anormales. El marketing callejero se confunde a menudo con el marketing ambiental, que es una estrategia de marketing consistente en colocar anuncios en objetos inusuales o en lugares inusuales en los que normalmente no se esperaría tener un anuncio. A diferencia de las típicas campañas de marketing de cara al público que utilizan vallas publicitarias, el marketing de calle implica la aplicación de múltiples técnicas y prácticas para establecer un contacto directo con los clientes[4] Los objetivos de esta interacción incluyen provocar una reacción emocional en los clientes potenciales y conseguir que la gente recuerde las marcas de una forma diferente[5].

Publicidad en la calle del momento

El marketing de calle es una forma de marketing de guerrilla que utiliza métodos no tradicionales o no convencionales para promocionar un producto o servicio[1]. Muchas empresas utilizan folletos, cupones, carteles y exposiciones artísticas como alternativa rentable a los métodos de marketing tradicionales, como la televisión, la prensa y las redes sociales[2]. Basándose en las características cambiantes de los consumidores actuales -como un mayor conocimiento del producto y las expectativas de transparencia-, el objetivo del marketing de calle es utilizar la comunicación directa para mejorar el reconocimiento de la marca[3].
Este estilo de marketing se hizo popular en 1986, cuando Jay Conrad Levinson publicó su libro Guerrilla Marketing, que allanó el futuro de las campañas de marca poco convencionales y anormales. El marketing callejero se confunde a menudo con el marketing ambiental, que es una estrategia de marketing consistente en colocar anuncios en objetos inusuales o en lugares inusuales en los que normalmente no se esperaría tener un anuncio. A diferencia de las típicas campañas de marketing de cara al público que utilizan vallas publicitarias, el marketing de calle implica la aplicación de múltiples técnicas y prácticas para establecer un contacto directo con los clientes[4] Los objetivos de esta interacción incluyen provocar una reacción emocional en los clientes potenciales y conseguir que la gente recuerde las marcas de una forma diferente[5].

Tipos de pancartas de publicidad exterior

El marketing de calle es una forma de marketing de guerrilla que utiliza métodos no tradicionales o no convencionales para promocionar un producto o servicio[1]. Muchas empresas utilizan folletos, cupones, carteles y exposiciones artísticas como alternativa rentable a los métodos de marketing tradicionales, como la televisión, la prensa y las redes sociales[2]. Basándose en las características cambiantes de los consumidores de hoy en día -como el mayor conocimiento de los productos y las expectativas de transparencia-, el objetivo del marketing de calle es utilizar la comunicación directa para mejorar el reconocimiento de la marca[3].
Este estilo de marketing se hizo popular en 1986, cuando Jay Conrad Levinson publicó su libro Guerrilla Marketing, que allanó el futuro de las campañas de marca poco convencionales y anormales. El marketing callejero se confunde a menudo con el marketing ambiental, que es una estrategia de marketing consistente en colocar anuncios en objetos inusuales o en lugares inusuales en los que normalmente no se esperaría tener un anuncio. A diferencia de las típicas campañas de marketing de cara al público que utilizan vallas publicitarias, el marketing de calle implica la aplicación de múltiples técnicas y prácticas para establecer un contacto directo con los clientes[4] Los objetivos de esta interacción incluyen provocar una reacción emocional en los clientes potenciales y conseguir que la gente recuerde las marcas de una forma diferente[5].

Ideas de publicidad exterior

Nuestros formatos en las calles principales llegan a una amplia gama de audiencias, desde compradores que buscan inspiración en las tiendas, trabajadores de oficina a la hora del almuerzo hasta jóvenes que se reúnen con amigos y padres con hijos (por nombrar algunos).
Contamos con miles de emplazamientos de carteles clásicos Adshel de 6 hojas en todo el Reino Unido que ofrecen un formato ineludible a nivel peatonal para que los anunciantes lleguen a grandes cantidades de personas en las calles principales de todo el país.
Adshel Live es nuestra red digital Out of Home líder en el mercado, con pantallas situadas en más de 146 ciudades y pueblos a nivel nacional. Situada en los centros de las ciudades más concurridas y en las calles principales, la flexibilidad de Adshel Live permite a los anunciantes adaptar sus campañas a sus objetivos de marketing.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad